UEFA se disculpa por los disturbios de la final de Champions League
Champions

UEFA se disculpa por los disturbios de la final de Champions League

La final entre Real Madrid y Liverpool se vio manchada por los disturbios de la afición. 

Por: Luis de la Cruz

La UEFA pidió "sinceras disculpas a todos los espectadores que tuvieron que experimentar o presenciar sucesos aterradores y angustiosos" en la final de la Liga de Campeones y aseguró que investiga los hechos para "asegurar que no se repitan".

El organismo publicó este viernes los términos de referencia para la revisión independiente que ha encargado "inmediatamente después de los acontecimientos, para identificar las deficiencias y responsabilidades de todas las entidades involucradas en la organización de la final" y que "deberá concluirse en el plazo más breve posible"

Leer también: Rayados: Berterame cambia millones de Monterrey por LaLiga

"Ningún aficionado al fútbol debería verse en esa situación, y no debe volver a suceder", aseguró en un comunicado, horas después de que el Real Madrid pidiera explicaciones" por los "lamentables" incidentes del 28 de mayo pasado en el estadio parisiense de Saint Denis, donde el club blanco obtuvo su decimocuarto título al derrotar por 1-0 al Liverpool inglés.


La UEFA recordó que la revisión independiente, que será dirigida por el portugués Tiago Brandão Rodrigues, "tiene como objetivo entender lo que sucedió antes de la final, y determinar qué lecciones se deben aprender para asegurar que no se repitan las acciones y los sucesos de ese día".

"La Revisión tratará de establecer una imagen completa y una cronología de lo que ocurrió durante el día, tanto dentro del estadio como en los alrededores, incluyendo el análisis de los flujos de espectadores al estadio a través de los distintos puntos de acceso", añade.

Según la UEFA, también examinará todos los planes operativos pertinentes relacionados con la seguridad, la movilidad y la venta de entradas, así como otros a discreción del responsable de la Revisión, junto a la planificación y preparación de las entidades implicadas para la celebración de la final, incluso en lugares adicionales como los puntos de encuentro de aficionados de los finalistas.

"La Revisión Independiente tiene como objetivo identificar cualquier problema o brecha en la aplicación y funcionamiento de las operaciones y evaluar las funciones y responsabilidades de todas las entidades involucradas y la adecuación de su respuesta a los sucesos, con el fin de hacer recomendaciones sobre las mejores prácticas para el futuro para la UEFA y las partes interesadas", apuntó la UEFA.

En este informe contará con todas las partes interesadas, "incluyendo, pero sin limitarse a ello, los grupos de aficionados, entre ellos Football Supporters Europe, así como los de los dos clubes finalistas, los propios clubes finalistas, los espectadores en general, la Federación Francesa de Fútbol, la Policía y otras autoridades públicas nacionales y locales, y el operador del estadio".

Según precisó, en breve comunicará más información sobre cómo pueden presentar sus testimonios las partes interesadas (a través de una dirección de correo electrónico específica o de un cuestionario online).

La Revisión, anunciada por la UEFA el pasado 30 de mayo, se iniciará inmediatamente y deberá concluirse en el plazo más breve posible para producir una revisión completa de los hechos y una vez completado el informe, y en aras de la transparencia, será publicado en su página web (www.uefa.com).

La final del pasado día 28 retrasó más de media hora su comienzo por las retenciones a la entrada del estadio, ya que, según las autoridades francesas, 35.000 personas acudieron al recinto sin entradas o con localidades falsas y perturbaron el orden público al bloquear las puertas e impedir el acceso a aficionados con localidades legales.

Durante los incidentes las fuerzas del orden utilizaron gases lacrimógenos para intentar dispersar a la multitud y el ministro francés del Interior, Gérald Darmanin, señaló en el Senado que unas 110.000 personas se presentaron en el Estadio de Francia de Saint-Denis, cuando solo había 75.000 entradas.

También anunció que los aficionados españoles y británicos víctimas de robos o agresiones durante los incidentes podrán presentar denuncias desde sus países en las embajadas de Francia.