Barcelona vs Bayern Munich
Internacional

Champions League: Barcelona y el fin de era de un Lionel Messi acabado

El Barcelona no tiene salida. Necesita una renovación urgente de su plantilla, un cambio de entrenador de más jerarquía y unos directivos serios que vean el proyecto a mediano y largo plazo

Por: José David García Gámez

El Barcelona fue demolido por un Bayern Múnich superior, soberbio en su futbol y que demostró quién manda en Europa a día de hoy.  La diferencia en cuanto al ritmo, a la preparación táctica y a tener una idea colectiva trabajada fue abismal. El Barcelona dejó en claro que es un club que está viviendo un fin de ciclo, con una plantilla vieja, con un equipo destruido económicamente y con una pandilla de directivos totalmente incompetentes que han tomado una serie de decisiones desastrosas para el futuro de la institución. 

El Barcelona no tiene salida. Necesita una renovación urgente de su plantilla, un cambio de entrenador de más jerarquía y unos directivos serios que vean el proyecto a mediano y largo plazo. El futbol no tiene memoria y muchas veces no es agradecido con sus leyendas. Así le pasará a Messi si no entiende que, en lugar de tener una nueva renovación, ahogando económicamente más al Barca, debe de ir aceptando un papel más residual y secundario en la plantilla. 

Lee también: Liga MX: Víctor Guzmán sería castigado con tres años de sanción tras doping

Los 40 millones de euros que gana al año no los justifica. Es un jugador que está para inflar estadísticas contra los Eibar de toda la vida, definir encuentros de ese nivel con mera calidad individual y jugar a pocos toques y recorrer menos metros que los que corría cuando era más joven. 

Sin embargo, el Barcelona no tiene el sustento financiero para salir al mercado y fichar por mano propia a esos jugadores. Es un club que está en los huesos, con jugadores que ya han dado sus mejores partidos en la carrera y que no tienen nada que ofrecer en juegos de alta competencia, y el Bayern lo dejó en claro el pasado viernes. 

Lee también: Partidos para hoy domingo 16 de agosto: Liga MX, Europa League y más

Pero esa realidad se vio durante toda la temporada. Era un equipo lento, predecible, endeble en defensa y que todo estaba supeditado a lo que Messi decidiera, y es que ese día estaba de humor para arreglar el desastre de club que es ese equipo. Era un cuadro que dominaba las áreas, que tenía pegada en momentos precisos y que contaba con la fortuna divina de salvar puntos porque el rival de enfrente, no contaba con la pegada de los alemanes.

El Barcelona tiene que modernizarse. No puede vivir del recuerdo, de la literatura barata, de las lindas palabras y las buenas intenciones. Eso quedó en el olvido, como un recuerdo y algo que quedará para la historia. Pero es eso, historia al final de cuentas. El Barcelona tiene que quitarle el poder a los jugadores, tener a un directivo con personalidad que mande y después, darle el control de ese vestuario al entrenador, pero a uno con nombre, galones y con la espalda necesaria para ganarse el respeto de sus dirigidos. Eso necesita el Barcelona para no convertirse en un equipo veterano con futbolistas que ya no están para trotes grandes, quizás Messi, pero el pasar de los días deja en claro que está cada vez más desbordado por estas fechas. 

Visita nuestro canal de YouTube para que disfrutes de nuestro contenido

Tags

Comentarios

Te puede interesar